ME-O recuperó sus derechos políticos tras fallo unánime del TC: “En una democracia, no se puede confiscar el derecho al voto o la posibilidad de presentarse a elecciones solo por acusaciones y no por una sentencia”

Este miércoles, el Tribunal Constitucional acogió la medida cautelar presentada por Marco Enríquez-Ominami en relación al requerimiento que busca impugnar la norma incluida en la Ley 18.556 sobre el Sistema de Inscripciones Electorales y el Servicio Electoral, que suspende el derecho a voto a quienes han sido acusados por la fiscalía. “Hoy es un buen día para la justicia en nuestro país”, expresó el líder del PRO tras conocer el fallo del tribunal superior.

Este miércoles, el Tribunal Constitucional acogió de manera unánime, la medida cautelar presentada por Marco Enríquez-Ominami –a través de sus abogados Ciro Colombara, Aldo Díaz y Carola Cotroneo- en relación al requerimiento de inaplicabilidad por inconstitucionalidad presentado por Marco Enríquez-Ominami, con el que buscaba recuperar sus derechos políticos y ciudadanos.

De esta manera, el fundador del Partido Progresista recuperará, además, su derecho a sufragio y la posibilidad de inscribir una posible candidatura si así lo resolviera, luego que el organismo aprobara instruir al Servicio Electoral que mientras no se resuelva el fondo de un requerimiento, deberá abstenerse de excluirlo del Registro Electoral y de suspenderle su derecho a voto.

El requerimiento de Enríquez-Ominami impugnó la norma incluida en la Ley 18.556 sobre el Sistema de Inscripciones Electorales y el Servicio Electoral respecto a que no podrán sufragar quienes hayan sido acusados por delitos sancionados con penas aflictivas.

“Hoy es un buen día para Chile y un buen día para la justicia en nuestro país”, dijo el cineasta tras conocer la decisión del TC, agregando que “hoy el Tribunal Constitucional ratificó por unanimidad el hecho de que, en una democracia, no se puede confiscar el derecho al voto o la posibilidad de presentarse a elecciones solo por acusaciones y no por una sentencia”.

“Hoy es un buen día para mí, ya que finalmente puedo recuperar mis derechos civiles después de más de un año de suspensión basada –únicamente- en cargos y sin juicio. Querían silenciarme y suspender la lucha que lidero fuera del ‘sistema político establecido’ desde 2009”, agregó.

Y recalcó que “la creación del Partido Progresista y su influencia en todos los temas importantes de la vida política chilena, fue considerada una falta imperdonable por cualquier persona con intereses creados por mantener el statu quo. Esto ha provocado que me acusen, persigan y ensucien mi imagen durante demasiado tiempo. Los chilenos ya no se dejan engañar por esta forma estéril de hacer política que no les importa la vida y les quita la atención de los problemas reales”.

“Quiero agradecer al Tribunal Constitucional por esta decisión histórica, por haber hecho justicia y permitirme así continuar mi lucha por el cambio, por un Chile más justo y democrático. Por una nueva Constitución, la única capaz de hacer realidad una igualdad de oportunidades para todos los chilenos”, concluyó Enríquez-Ominami.