Marco Enríquez – Ominami por decisión del Banco Central de aumentar la tasa de interés: “No es cierto que Chile esté viviendo una crisis inflacionaria”

El candidato presidencial de las y los Progresistas, asegura que, si bien el escenario es complejo, en nuestro país la inflación no ha representado un problema en los últimos años y que el aumento en la tasa de interés, afectará nuevamente a quienes más ayuda necesitan.

La decisión del Banco Central de aumentar la tasa de interés a 1,5%, es decir, en 75 puntos base argumentando que con esta medida se busca contener la inflación y evitar un sobrecalentamiento de la economía.

La entidad asegura que el escenario económico local se vería afectado por el desempeño de los mercados financieros y por factores idiosincráticos, como por ejemplo, un eventual cuarto retiro masivo de fondos previsionales.

En este sentido, el candidato presidencial Marco Enríquez – Ominami, declara que esta decisión afectará a la clase media y a las familias de escasos recursos: “El Banco Central ha tomado una decisión que afecta a los más pobres y a la clase media, encarece la vida y encarece el crédito. Lo cierto es que, si uno compara, Chile conoce una inflación al alza muy por debajo de los demás países de América Latina y el Caribe”.

El líder de los Progresistas se muestra consciente de que el país y el mundo viven un momento complejo pero asegura que, “No es cierto que Chile esté viviendo una crisis inflacionaria. Algunos productos, como los materiales de construcción y el gas están muy altos, es cierto, aún así, el mismo Banco Central, con su política conservadora, siempre ha afirmado que la inflación en Chile no ha sido un verdadero desafío en los últimos 25 años, puesto que ha estado por debajo del 10%, este año 2021, un año complicado, el mismísimo Banco Central reconoce que la inflación no va superar el 10% nuevamente”, agrega.

Desde esa perspectiva, Enríquez – Ominami declara que, “Hoy se requieren políticas audaces, progresistas, contracíclicas. Proteger al pueblo es proteger la economía. Un Estado rico, un Estado sano y un pueblo pobre y enfermo no es coherente, no es congruente, no es justo. El cambio es hoy”, sentencia.